El Ojo de Buey – El Imparcialito

El Ojo de Buey

Existe un gran número de timbres postales muy famosos alrededor de todo el mundo

Hola amiguito es un gusto saludarte nuevamente, espero que te encuentres muy bien, disfrutando en compañía de tus seres queridos. El día de hoy me encuentro muy entusiasmado ya que quiero compartirte unos datos filatélicos muy interesantes que estoy seguro te encantarán ¡Comencemos!

Como he contado en ocasiones anteriores existe un gran número de timbres postales muy famosos alrededor de todo el mundo conocidos, ya sea por tratarse del más caro, por tener algún error de impresión que lo vuelve único o por la historia que hay detrás de él. El día de hoy te contaré acerca del primer timbre emitido en nuestro continente ¿Alguna vez te habías preguntado qué país utilizó por primera vez timbres postales en América?

Pues verás, nuestro país, México, estuvo cerca de llevarse ese puesto pero un amigo del sur lo hizo antes que nosotros, Brasil. Y es que México emitió al Hidalgo Azul en 1856 pero Brasil emitió el Ojo de Buey en 1843 ¡Solo 3 años después de la primera emisión de timbres del mundo!

Este timbre tiene un nombre muy peculiar y hasta gracioso ¿no crees? Y es que su forma es muy parecida a los ojos de los toros, tienen una forma elíptica impresa con tinta obscura y el valor de cada uno se encuentra en el centro del timbre como si fuera el iris, es por ello que desde el principio se le conoció como Ojo de Buey.

Estos fueron emitidos el primero de agosto de 1843 durante el reinado del emperador Pedro II y contaban con tres valores distintos 30, 60 y 90 réis (Reales brasileños), las planillas de estos timbres constaban de 54 y eran imperforados lo que quiere decir que debían ser cortados con tijeras para separarlos, eso sí, todos contaban con un engomado en la parte trasera justo como los timbres actuales.

Además de los distintos valores, también existieron 4 distintos tipos de papel sobre los que se imprimieron estos timbres, alguno más grueso que otro y con ligeras variaciones de color entre blanco y amarillento. Pero el dato más interesante es que a diferencia del primer timbre del mundo, el Penny Black que contenía la imagen de la Reina Victoria de Inglaterra, en Brasil prefirieron no utilizar la imagen de su emperador pues las autoridades de correos pensaban que era una falta de respeto utilizar su imagen en algún documento que pudiera ser invalidado y manchado como lo es un timbre postal al ser cancelado.

Así, Brasil fue el primer país en el continente americano en utilizar timbres postales y 13 años después México se sumaría a esta aventura postal con la emisión del Hidalgo Azul.

Ahora que ya conoces un poco más acerca de la historia de la filatelia te invito al MUFI para que amplíes tu interés y conocimiento acerca del fascinante mundo de los timbres postales, recorre nuestras salas de exposición, explora la bóveda filatélica y diviértete en el club infantil.

¡Saludos Postales!