Un poco de México en timbres de EU | El Imparcialito

Un poco de México en timbres de EU

Luz Xiadani / Itamar Martínez Hola amigos de “El imparcialito” los saludo con mucha alegría. Hoy les hablaré de una persona muy especial su nombre es Martín Ramírez y fue…

Luz Xiadani / Itamar Martínez

Hola amigos de “El imparcialito” los saludo con mucha alegría. Hoy les hablaré de una persona muy especial su nombre es Martín Ramírez y fue un artista mexicano que vivió muchos años en Estados Unidos y es catalogado como uno de los pocos artistas mexicanos del Art Brut, pero conozcamos un poco más su historia ¿Están listos?

Martín nació en Jalisco el 30 de marzo de 1895 y emigró a Estados Unidos en 1925, ahí trabajó como empleado ferroviario y obrero en minas de carbón del norte de California. Mientras él se encontraba ahí la “Gran Depresión” irrumpió en Estados Unidos y dejó sin tabajo a miles y miles de personas entre ellos Martín. Al perder el empleo nuestro amigo quedó viviendo en la calle en donde su salud mental fue deteriorándose poco a poco hasta que un día la policía lo detuvo vagando sin rumbo y desorientado, fue diagnosticado con un desequilibrio mental y lo trasladaron al hospital para enfermos mentales más antiguo de California, donde lo declararon esquizofrénico incurable, ahí permaneció por 16 años hasta que lo transfirieron al Hospital Estatal DeWitt para enfermos mentales en donde vivió el resto de su vida y donde comenzó a utilizar el dibujo y el collage como medio de distracción.

 

Sus piezas fueron elaboradas con líneas repetitivas y bien definidas sobre materiales como papel, cartón y madera que a menudo recogía de los botes de basura, en ellos frecuentemente representa la vida campestre de México así como la cultura popular moderna de Estados Unidos. Martín jamás tuvo contacto con el mundo artístico, nunca tomó clases de dibujo ni pintura y no conocía nada de historia del arte, sus obras las realizaba solo para él y jamás buscó conscientemente elaborar una obra de arte y en gran parte esto es lo que lo vuelve uno de los principales referentes del Art Brut pues como señalaba Jean Dubuffet (denominado como el padre de esta corriente), “El verdadero arte siempre está donde no se le espera. Allí donde nadie piensa en él ni pronuncia su nombre”.

Aunque en su momento Martín no tuvo mucho reconocimiento por su trabajo artístico hoy en día es conciderado como uno de los artistas más importantes del siglo XX y sus piezas se encuentran exhibidas en el Museo Gugging con la colección más completa de Art Brut del mundo, que además de ser un museo también es un hospital psiquiátrico en el que los pacientes usan el arte como una herramienta de terapia y muchas de sus pinturas son exhibidas en salas para que el público pueda observarlas.
Hace 4 años en 2015, el Servicio Postal de Estados Unidos emitió una edición limitada de timbres postales conmemorativos con obras de Martín. La edición, fue presentada en una ceremonia en la galería Ricco-Maresca de Nueva York y pertenece a los timbres “Forever” del servicio postal de aquel país. Sandra Fuentes Berain, cónsul general de México en Nueva York, mencionó durante la presentación que ella esperaba que la emisión de estos timbres pudiera generar conciencia de las aportaciones que hacen los migrantes mexicanos dentro de Estados Unidos y señaló:

 

 


“Las postales de Martín Ramírez sirven como una ventana directa a la experiencia del migrante mexicano que viaja a Estados Unidos para iniciar una nueva vida en este país. Como muchos mexicanos, Ramírez sufrió grandes dificultades”.

Ahora que sabes un poco más acerca de las curiosidades que podemos descubrir a traves de los timbres postales te invito a que visites el MUFI de lunes a sábado de 10:00 a 20:00 horas o domingos de 10:00 a 18:00 horas, admira la recién inaugurada exposición ‘Y las aves cautivaron al hombre’ y maravillate por la belleza de las piezas filatelicas que ofrece esta colección temática, explora la bóveda y descubre las piezas históricas que resguarda en su interior, para finalizar diviertete con los talleres exprés en el club infantil.
¡Saludos postales!