La historia del timbre "Magenta de un Centavo de la Guyana Británica" | El Imparcialito

La historia del timbre “Magenta de un Centavo de la Guyana Británica”

Hola amigos de EL IMPARCIALITO, desde el MUFI les envío un fuerte abrazo y deseo que estén pasando un fin de semana fenomenal.

Hoy les hablaré acerca de un timbre postal bastante especial y es que aunque todos sabemos lo económico que puede ser enviar una carta por correo, existen timbres que llegan a alcanzar cifras millonarias y personas dispuestas a pagarlas.

La siguiente historia trata sobre un timbre que en 1980 fue vendido por la exuberante cantidad de 935 mil dólares y en 2014 alcanzó la cifra de 9.5 millones de dólares, este timbre es conocido como el “Magenta de un Centavo de la Guyana Británica” ¿Les gustaría conocer más acerca de este timbre? ¡Excelente!

El “Magenta” fue descubierto en el año de 1873 por un chico de 12 años de edad llamado Vernon Vaughan en Demerara. El chico se topó con este timbre entre las cartas de su tío y la despegó para coleccionarla pero al no encontrar registro del timbre en su catálogo, lo vendió por la cantidad de 4 chelines. Con el tiempo el precio y el interés sobre este timbre aumento y en 1880 fue adquirido por Philipp Von Ferrari (un aristócrata austriaco aficionado a la filatelia) por 720 dólares. Tras la muerte del señor Ferrary en 1917, la colección completa fue tomada por Francia como reparaciones de guerra a partir de la Primera Guerra Mundial. Después de este acontecimiento el señor Arthur Hind (industrial de los textiles y filatelista inglés), compró el timbre en una subasta en 1922 por la cantidad de 36 mildólares estadounidenses para después ser vendido por su viuda en 40 mil dólares a un ingeniero de Florida.

El timbre cambió de manos varias veces más, hasta que el filatelista John E. Du Pont lo compró por 935 mil dólares en 1980 pero en 1996 Du Pont es detenido por asesinato y pasó el resto de su vida en prisión, el timbre permaneció guardado hasta que en 2014 sus herederos lo vendieron por 9.5 millones de dólares a un coleccionista anónimo, esa fue la última vez que se supo del timbre.

Muchas historias rodean al “Magenta”, se cuenta que en 1920 se descubrió un segundo timbre y el entonces dueño del “Magenta”, Arthur Hind lo compró para destruirlo y seguir conservando el único ejemplar. Después en 1999 apareció otro ejemplar en Alemania propiedad de Peter Winter, un conocido falsificador de timbres por lo que se dudaba de la autenticidad del mismo, algunos filatelistas determinaron que el timbre era original pero la Real Sociedad Filatélica de Londres dijo que era falso.

La realidad es que el Magenta de un Centavo fue un timbre provisional emitido en 1856 en la Guyana Británica para cubrir el retraso del envío de timbres desde Gran Bretaña. Los timbres fueron elaborados por Joshep Baum y Dallas William, editores del periódico local. El timbre está impreso con tinta negra sobre papel magenta y tiene el dibujo de un barco navegando, con el lema de la colonia británica en el centro “Damus Petimus Que Vicissim” (Dar y esperar a cambio).

En el MUFI contamos con una bóveda en la que encontrarás timbres igual de interesantes como el Penny Black, el Hidalgo Azul así que los invito a que nos visiten y se asombren con todas las historias que los timbres tienen para contar, recorran las salas de exposición y para finalizar su visita diviértanse con alguno de nuestros talleres exprés en el club.
¡Saludos Postales!