Recordando a Moncayo ¿lo conoces? | El Imparcialito

Recordando a Moncayo ¿lo conoces?

¡Seguro que sí!

Por: Juan José Ibáñez

Hola queridos lectores, aquí estoy de nuevo con ustedes en este domingo maravilloso, espero que lo estén pasando muy bien. Hoy les vengo a contar la historia de José Pablo Moncayo a 61 años de su muerte un 16 de junio, así que comencemos.

Todos se preguntarán quién es nuestro personaje de hoy, pues sigan leyendo para que se den cuenta de que sí han oído su música; les platico: José Pablo Moncayo nació en Guadalajara en el año de 1912 ahí hizo sus primeros estudios de música.

Muy joven, se mudó a la Ciudad de México, donde estudió piano con Eduardo Hernández Moncada y armonía y dirección orquestal con Carlos Chávez y Candelario Huízar.

En ese tiempo, Moncayo tuvo que trabajar como pianista en cafés y en estaciones de radio para ayudar a su familia y poder sufragar sus estudios, hasta que ingresó como percusionista en la Orquesta Sinfónica de México, dirigida por Carlos Chávez. Moncayo fue nombrado subdirector en 1945, puesto que desempeñó hasta 1947.

Estudió en 1942 con el compositor Aaron Copland gracias a una beca del Berkshire Institute. En 1944 obtuvo el primer lugar del concurso convocado por la Orquesta Sinfónica de México con su Sinfonía. En 1949, su poema sinfónico Tierra de temporal lo hizo acreedor al segundo premio del Concurso Chopin organizado por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Moncayo impartió clases de armonía, dirección de coros y dirección de orquesta en el Conservatorio Nacional. También fue director de la Orquesta Sinfónica del Conservatorio de 1949 a 1954, y de 1955 hasta su muerte en 1958.

Tiene grandes obras que van desde orquesta hasta la banda, algunas de sus obras en orquesta son:

Tenabari, Huapango, Sinfonía, Sinfonietta, Tres piezas para orquesta: Feria, canción y danza, Tierra de temporal, Penatori, Canciones de mar, Fantasía intocable, Danza de los maíces, Romanza de las flores de calabaza, Bosques, Homenaje a Cervantes y Cumbres.

También escribió obras musicales para películas como Cuento de la potranca y la música incidental para un episodio de Raíces. Asimismo se le conocen diversas obras de cámara, es decir, obras musicales que solo se pueden tocar con ciertos instrumentos, algunas de ellas son sonatas y sonatinas, así como nocturnos y romanzas.

Este gran músico, poseedor de tanta inspiración y talento, murió gracias a una insuficiencia cardíaca el 16 de junio de 1958.
Su obra más reconocida fue el Huapango, o mejor conocido como Huapango de Moncayo, les confieso que escuchando ese huapango, me di cuenta que es una pieza muy bonita, alegre, pero elegante, muy mexicana; la había escuchado antes en reuniones familiares pero jamás supe su nombre, recuerdo que esa canción era una de las favoritas de mis abuelitos. Ojalá que puedan preguntar a sus papás por esta pieza musical y la puedan escuchar, ya verán lo bonita que es.

Espero que les haya gustado mucho este artículo sobre uno de los más grandes músicos que México haya dado al mundo, es uno de esos personajes mexicanos que no debemos olvidar porque su obra ha ido más allá de nuestras fronteras. Por ahora es todo, diviértanse mucho y nos leemos en otra ocasión. Hasta la próxima