Curso de verano: espacio de niñas de-construyendo | El Imparcialito

Curso de verano: espacio de niñas de-construyendo

En el marco de las vacaciones de verano, el Instituto Municipal de la Mujer, llevó a cabo un Curso pedagógico para niñas de 8 a 12 años, quienes disfrutaron del mismo, durante tres semanas.

Este curso de verano si bien te has dado cuenta, fue solo para niñas ya que su principal objetivo fue crear espacios donde las niñas puedan expresar, dialogar, proponer, construir y acompañar a otras niñas para su proceso de empoderamiento desde la niñez, a vivir libres de violencia y libres de estereotipos de género.

Es una iniciativa que muy atinadamente la Licda. Jaquelina Mariana Escamilla Villanueva, directora de dicho Instituto, promueve para proporcionar herramientas pedagógicas feministas que contribuyan a las niñas a fortalecer sus habilidades y competencias, así como también promover la convivencia y sororidad entre ellas en un marco de respeto de los derechos humanos de la niñez.

La Licda. Sandra Natalio Galván, coordinadora de las actividades, fue quien me platicó la metodología y el proceso que se desarrolló durante estas semanas con las 30 niñas que asistieron del 15 de julio al 02 de agosto.

Muy entusiasmada Sandra me dijo que la idea era que las niñas de manera lúdica, es decir a través del juego, participaran en distintas actividades que contribuyeran a la sensibilización sobre la cultura patriarcal y al empoderamiento de sus derechos, así como al rompimiento de estereotipos de género que limitan su aprendizaje y sus vivencias desde la cotidianidad. Por ello, agregó, que las actividades realizadas llevaban ese mensaje. Por ejemplo, dijo, las niñas recibieron un Taller de Defensa Personal, para que tengan un conocimiento sobre esta técnica y un método para salvaguardar su integridad física y psíquica en su entorno social.

 

También comentó, que recibieron un Taller de Autocuidado, manejo de emociones y salud, con la finalidad de generar espacios de sororidad entre ellas a través del cuidado grupal, pero principalmente del cuidado de ellas mismas manejando emociones de manera asertiva para el cuidado de su salud.

Otro taller que hubo, mencionó, fue el de Periodismo para niñas, donde emplearon el medio escrito y radiofónico para expresar sus ideas, opiniones y tuvieron la oportunidad de visibilizar las desigualdades que viven las mujeres adolescentes y niñas, en este medio.

Uno más fue el Taller de Mixe, donde las niñas conocieron la importancia de esta lengua, como una herramienta cultural de identidad, apropiación e interculturalidad.

Agregó que también hubo talleres de Rap, de Lectura, de Coeducación, de Prevención del Abuso Sexual Infantil, de Inteligencia Corporal o quinestésica, de Elaboración de huertos y Traspatio, todos impartidos por facilitadoras mujeres y con la finalidad de proporcionarles herramientas a las niñas para su crecimiento y desarrollo integral.

De esta manera, las niñas jugaron, bailaron, opinaron, aprendieron, pero sobre todo convivieron en un ambiente de hermandad, donde recibieron conocimientos que les servirán para la vida.