La vida de Maria Sabina en escena | El Imparcialito

La vida de Maria Sabina en escena

¡Felicidades a todas y todos los que participaron en este espectaculo multidisciplinario y que sigan los éxitos!

Hoy les hablaré de una mujer exploradora, poeta, guía y curandera. En días pasados, en el marco de las actividades de la Guelaguetza, se presentó en el Teatro Macedonio Alcalá, un espectáculo multidisciplinario que muestra la vida y obra de María Sabina Magdalena García, mejor conocida como María Sabina. Esta puesta en escena, consiste en representar la vida de la chamana en tres partes: La María Sabina niña, la joven y la anciana, mostrando pasajes de su vida descubriendo la importancia de los hongos. La obra fue montada por la Compañía Universitaria de Danza Contemporánea de la UABJO Metamorphosis, dirigida por el maestro Noel Robles Suastegui y en la cual participaron también el grupo folklórico FolkITO, Alejandra Flores como bailarina invitada, la Banda de música Alma Oaxaqueña y más de 30 participantes en escena, entre ellas Zandunga Ladxidua representando a la María Sabina niña; Daniela Luria, personificando a la Sabina joven y Marisol Lujan a la María Sabina anciana.
Noel Robles Suastegui, Director Artístico, es también un gran bailarín y coreógrafo, y me comentó que la idea de realizar esta obra, surgió desde hace 11 años por parte del grupo de danza y teatro que él dirige, con la finalidad de mostrar y dar a conocer las virtudes de esta misteriosa mujer. En ese tiempo participaron con la puesta en escena, en un concurso de coreografía en Tijuana Baja California, donde obtuvieron un honroso primer lugar.
Gracias al apoyo de la Secretaría de Cultura del Estado, agregó el Director artístico, quien respalda pago de vestuario, folklor y banda de música, este espectáculo ha renacido, presentándose en dos ocasiones el 14 y 29 de julio de este año, en el majestuoso Teatro Alcalá y próximamente en Toluca y Chapingo.

Y no perdí la oportunidad de conversar con la representante de María Sabina niña, ella es Zandunga Ladxidua Altamirano Vásquez, quien por primera vez interpretó este personaje ya que antes no aparecía esta etapa de la vida de la chamana en el espectáculo. Zandunga es una niña de 10 años de edad y me decía que para ella es muy importante conocer la vida de María Sabina y aún más, a través de la danza y la música. Y entonces me contó que este personaje nació un 22 de julio de 1894 en Huautla de Jiménez, en la región de la cañada, aproximadamente a 6 horas de la cuidad de Oaxaca, un lugar lleno de neblina y rodeado de montañas, donde nacen los hongos.
Y continúa Zandunga narrando muy apasionadamente la vida de esta gran mujer, pues para caracterizarla tuvo que leer e investigar sobre su vida. -María Sabina fue una gran celebridad, nos dice, sus conocimientos tradicionales sobre el uso ceremonial y curativo de los hongos a los que ella llamaba “niños santos” trascendieron fronteras y fueron difundidos por el banquero Robert Gordon Wasson y su esposa Valentina Pavlovna, considerados los padres del estudio de los hongos.

Su fama fue internacional, agrega, personalidades de la música, el cine, las letras y el periodismo acudieron a María Sabina para celebrar ceremonias bajo su guía, entre ellos The Beatles, Bob Dylan y los Rolling Stones, pues la mazateca dominaba el arte de la curación por el bálsamo del canto y del lenguaje, además de la medicina tradicional y la botánica, haciendo de María Sabina, una mujer sabia por naturaleza. Ella, por anemia, muere el 22 de noviembre de 1985.
Finalmente Zandunga nos cuenta su experiencia de haber participado en este gran espectáculo:
-“Fue una experiencia muy bonita, porque cuando bailo, mi cuerpo se relaja y a la vez, siento como si volara, mis dos maestros, profesionales de la danza contemporánea, me han enseñado muchas cosas bonitas, a dibujar con el cuerpo, a desarrollar la mente y expresar con movimientos y secuencias todos mis sentimientos. Esta oportunidad de hacer el papel de María Sabina niña, siento que es un honor, pero también un gran compromiso, que puedo cumplir, gracias a que mi maestro Luis Javier López, a diario me enseña la técnica para mí formación y a mi Director Artístico Noel Suastegui, quienes con la imaginación me trasportan a un mundo donde todo es posible, en donde yo al bailar, siento que mi cuerpo habla con cada movimiento, porque me comunico pero sin palabras; sin embargo, como bien me dicen mis maestros, me falta mucho por aprender de la danza, del arte y de la cultura oaxaqueña y de personajes tan sobresalientes como María Sabina quien con tantas carencias y sufrimientos llegó a ser una extraordinaria mujer.
Estos aprendizajes marcarán mi vida, por lo que no me queda más que agradecer a todos los que me apoyan de diferentes formas, para que yo pueda bailar, porque bailar me hace sentir viva y feliz”.