Fortnite: el mejor juego del año | El Imparcialito

Fortnite: el mejor juego del año

Queridos amigos y amigas, lectores de El imparcialito y por supuesto de mis reportajes, que con mucho cariño domingo a domingo comparto.

Hoy les hablaré de un videojuego que hasta estos momentos ha alcanzado un gran éxito, uno de los juegos más famosos del año y que trae de cabeza a más de un padre y madre, por la adicción que genera en nosotros los infantes:FORNITE.

Este videojuego fue desarrollado por las empresas Epic Games y People Can Fly, lanzado un 25 de julio de 2017.

El juego se divide en tres modos:

– Salvar al mundo. En el que supervivientes controlados por humanos cooperan online para mantener sus fortalezas a salvo de los ataques en oleadas de los muertos vivientes, que están intentando conquistar la tierra.

– El modo Fortnite Battle Royale. Basado en el género de Batalla Real, fue lanzado de forma independiente en septiembre de 2017 para Microsoft Windows, macOS, PlayStation 4 y Xbox One. En este modo de juego participan hasta 100 jugadores y luchan todos entre si hasta que solo queda uno vivo: el ganador.

– Modo creativo. Puedes crear tu propio mundo, es decir, desarrollas tu creatividad en la construcción de distintos elementos y con diferentes materiales, al más puro estilo Minecraft, para engañar al enemigo. Construir a la máxima velocidad hará que sea clave para tomar ventaja en el combate.

La clave de su éxito

Fortnite se ha convertido en todo un fenómeno mundial ya que cuenta con millones de descargas desde su estreno y ha alcanzado los 3,4 millones de jugadores simultáneos, los cuales aumentaron tras la llegada del modo Battle Royale.
Este juego es exitoso por su dinamismo, su sencillez y su intensidad. Y es que, a diferencia de otros juegos rivales como PlayerUnknown’s Battlegrounds (PUBG), sus partidas son más rápidas e intensas. Además, los enfrentamientos suelen ser más continuos y habituales.

Fortnite tiene un sistema que permite a los jugadores poder jugar juntos en la misma partida, aunque se encuentren en distintas plataformas, por ejemplo, uno puede estar jugando desde la computadora y otro desde la consola o también desde el smartphone. Esto le da una nueva dimensión al videojuego.

Fornite es completamente gratuito, ¿te preguntarás cómo es que obtiene dinero? gana al momento en que compras a los personajes, skins, si quieres un traje distinto dentro del Fortnite o si quieres una mochila diferente a la que tienen todos, vas a tener que pagar. En Fortnite se venden complementos y accesorios, no armas, cuestan entre 5 y 100 dólares, existiendo algunos muy codiciados y que todo jugador quiere tener.

Gráficamente Fornite luce como dibujos de Disney que bailan y pueden estar disfrazados a la hora de luchar a muerte contra otros, lo cual resta su agresividad. Los expertos afirman que estos elementos reducen la percepción de violencia implícita en cada partida, haciendo que Fortnite “no sea el típico juego mata-mata y sea un juego mucho más dinámico y divertido”, afirman también que “Fortnite tiene una de las comunidades más sólidas, satisfechas y sanas del mundo de los videojuegos”, mientras que el PUBG, por ejemplo, es mucho más real y tiene un aspecto de guerra.

Estos motivos llevaron al Fortnite a no solo ganarle al PUBG en cantidad de usuarios, sino también a convertirse en el videojuego más jugado del mundo y que no para de generar ganancias multimillonarias para Epic Games.

Un videojuego altamente adictivo

Como no podía ser de otra manera, Fortnite es uno de los videojuegos que más engancha y, por tanto, más adicción genera. Es por ello que nuestros padres deben estar atentos al tiempo que le dedicamos al juego en las distintas pantallas.

Los especialistas dicen que para detectar una posible adicción bastará con fijarse en tres cosas básicas:

– Observar cuánto tiempo pasamos jugando y si va aumentado.
– Ver si nos mostramos agresivos cuando se nos obliga a dejar el juego.
– Contemplar si hemos dejado de hacer cosas que antes nos gustaban, como actividades al aire libre, o si incumplimos con nuestras obligaciones por estar jugando.

 

De presentarse estos comportamientos, habrá que reducir el juego drásticamente, obedecerles a nuestros papás y negociar con ellos para jugar con moderación.

Los videojuegos tienen un gran componente educativo pero en exceso, como en todo, generan adicción.