¡Qué hariamos sin los abuelitos y las abuelitas! | El Imparcialito

¡Qué hariamos sin los abuelitos y las abuelitas!

¡Feliz día a todos los abuelitos!

Los abuelitos y abuelitas, son un pilar fundamental en nuestras vidas.

 

Ellos nos transmiten sabiduría, experiencia, tranquilidad, cariño, estabilidad… Sin embargo, el beneficio es mutuo, ya que los abuelos también se enriquecen emocionalmente al estar en contacto con nosotros. Ambos nos retroalimentamos haciendo que los beneficios y los límites nos ayuden a que la unión sea mucho más fuerte y positiva.

Yo tengo la dicha de contar con mi abuelito Chetito, pues mi abuelita Martita falleció ya hace 5 años, pero a ella junto con sus enseñanzas siempre las tengo presentes.

 

Mi abuelito Chetito siempre está pendiente de todos sus nietos, está en los momentos más importantes ya sean felices o difíciles, siempre contamos con él.

Martita (+) y Chetito son papás de mi papá y por parte de mi mamá pues desafortunadamente mis abuelos Agustín (+) y Emilia (+) ya se nos adelantaron. Con ellos conviví desde pequeño y me gustaba porque nos íbamos a verlos a su casa que está en la mixteca, ahora que ya no están con nosotros vamos a visitarlos al panteón y la verdad es muy triste, por eso si tú tienes a tus abuelitos quiérelos mucho porque cuando ya no están ya nada es igual.

La presencia de los abuelos y abuelas en el seno de la familia, es un recurso muy valioso, ellos nos enseñan valores, creencias, nos educan, pero también nos consienten.

 

Ellos contribuyen con su experiencia, sus cuidados, consejos, y sobretodo, con su presencia familiar.

Crecer junto a nuestros abuelos nos aporta felicidad y seguridad. Ellos son sabios y muy cariñosos. Algunos papás por su carga de trabajo prefieren dejar a sus hijos con los abuelos en vez de una guardería o con una niñera, pero los abuelos al aceptar lo deben hacer por convicción, no por obligación, para que la convivencia de ambos, sea placentera.

 

Así los abuelos apoyan a sus hijos e hijas, ayudan en la economía y tienen tiempo ilimitado con sus nietos. Se llegan a encariñar tanto, que a veces quieren más a los abuelitos que a sus propios papás, pero es importante que los papás siempre estén presentes en nuestra educación, ellos son los principales, sin dejar cargas de más los abuelos.